Ruta Express y presupuesto de 2 días por el Sur de Francia

Por Instagram Stories (unarubiaconmochila) la encuesta ganó el “SÍ” y aquí tenéis el mini post de mi ruta por el antiguo país cátaro. Me gustaría explicaros la historia más extensamente pero en MINI mucho no se puede, así que trataré de no irme por las ramas. A sido una escapada improvisada, con menos de 10 horas de planificación y muy LOW COST.

Vamos a empezar con la ruta

DÍA 1:

Saliendo de Terrassa, Barcelona, a las 10 de la mañana de un jueves, conducía yo sola y no quería madrugar para no estar cansada al volante, y la primera parada fué Narbona. Llegando a las 12:40.

Narbona fué una eterna rival de Carcasona, es una ciudad muy grande a la que apenas llegan los turistas, aquí puedes ver el ambiente diario francés en su esplendor. Llegando al centro hay muchas plazas al aire libre que funcionan como aparcamiento gratis, están ubicadas al lado del Canal de la Robine, pero cuidado pegado a la plaza ya se transforma de pago, aunque hay barreras que lo delimitan claramente.

20180308_141509

En esta ciudad puedes visitar:

  • Les Halles, mercado cubierto, cierra a las 14hs
  • Via Dolomitia, restos de la época romana en la plaza del ayuntamiento
  • Palais des archevêques, justo en frente de la anterior, no dudéis en entrar.
  • Catedral de Narbona, es de estilo gótico y la tercera más grande de Francia.
  • Jardín de l’archevêché, detrás de la catedral, es un jardín muy “fotogénico”

 

A mi todo esto me supuso más de 2 horas de paseo, entre que vas, exploras, te pierdes y haces fotos, volví al coche a las 15:00, para poner rumbo a Carcassone.

Llegamos a las  15:45 aproximadamente, justo para hacer el Check in en el hotel. Esta es una escapada económica así que el alojamiento será un hotel de carretera, el mítico Hotel F1 de Carcassone, con baños compartidos, muy bien de precio y la verdad que estupendo. Aquí dejo un código de 15€ de descuento en Booking.

20180308_152411

Comimos las típicas ensaladas que vienen hechas en la habitación, con vistas a los viñedos. Lo sé, comimos tarde pero no había que perder tiempo.

A las 16:30 ya estaba aparcando en La Cité de Carcassone, que está a 3km del hospedaje, el parking es de pago y está delante de la puerta principal de las murallas.

Al ser invierno ya se notaba como el sol empieza a bajar, así que por esta razón decidí empezar a recorrer las murallas por fuera, para aprovechar esa luz anaranjada tan bonita. Y sinceramente, esta parte es mi favorita, no había gente (cosa muy rara, supongo que influye el hecho de que sea un jueves y ya se había ido los buses de excursiones organizadas), puedes subir los muros, bajar, hacer fotos con tranquilidad, y disfrutar de la increíble arquitectura de la época medieval. Verás a los lados puertas de entrada a la villa, en cualquiera puedes entrar.

 

Una vez dentro está la Catedral de Carcassone, muchísimas tiendas que venden desde souvenirs clásicos, hasta turrones gigantes, restaurantes, puestos de crepes y varios museos que puedes consultar en la web oficial de los Museos de Carcassone. No olvidemos que estamos en una ciudadela con más de 2.500 años de historia. Sólo piérdete y descubre sus rincones. Aunque esté todo muy modernizado y hecho para el turismo, no deja de perder su encanto, por algo es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Aunque suene un poco tétrico, no dejaría de entrar al cementerio que esta justo en frente de la puerta principal, un paseo por ahí y leer las lápidas con fechas muy muy muy antiguas  y algunas cuentan una breve biografía de quién está enterrado ahí, hace que uno alucine con la cantidad de gente que ha pasado por ahí y lo que han conseguido, las conquistas y cruzadas que habrán vivido para proteger “la cité”.

 

Eran las 18:30, y ya en el coche me fuí a bordear las murallas por la carretera para conseguir la foto con los viñedos, a mi sorpresa las viñas estaban podadas y sin hojas, así que no salió muy bien, además de ser un poco temeraria por aparcar en el arcén por una foto. ¡Pero tenía que intentarlo!

A continuación, nos dirijimos a la Carcasona moderna, donde viven las personas y hay tiendas, callejeamos un poco y aprovechamos en un supermercado para comprar la cena (en el hotel hay un microondas, ¡así que vamos a utilizarlo!). Y para las 20:00 ya estábamos preparando la cena, que fueron unas patatas muy buenas que se hacen en el microondas, y raviolis en salsa. El alojamiento es muy mochilero, ya que había momentos en los que la gente hacía cola para hacer la cena, desde backpackers, a trabajadores y familias con bebés.

En esa zona después de las 20:00 parece que la vida entra en OFF, todo cerrado, nadie en la calle, por lo cual aprovechamos para irnos a dormir pronto, y madrugar el día siguiente para aprovecharlo.

DÍA 2:

Aunque parezca mentira, pero el primer día fue intenso y dormimos ¡12 horas! Desayunamos un café calentito hecho con la leche y el café soluble que habíamos llevado, con unos panecillos. y pusimos rumbo otra vez a la carretera a las 10:00.

La primera parada fue el pueblo medieval de Lagrasse, está a 35km del alojamiento y se tarda unos 40 minutos por carreteras de curvas, a la entrada del pueblo, por la izquierda, hay un aparcamiento gratuito.

Allí se puede visitar:

  • La Abadía de Lagrasse, con 1.200 años de historia, entrada 5€.
  • El puente viejo, un clásico de piedra muy bonito.
  • Caminar por las calles preciosas del medievo.

 

Desde aquí, fuimos a Cucugnan, son 55km de distancia, pero al ser carreteras de curvas, sin tráfico, con barrancos (lloviendo en mi caso) es imposible superar los 50km/h por lo que tardé 1 hora en llegar, el camino es precioso, con viñedos, atravesando pueblos de montaña y viendo castillos cátaros sin parar. Vale mucho la pena hacerlo con calma y disfrutar el paisaje.

 

Nada más entrar a Cucugnan hay una oficina de información turística y se puede aparcar gratis, hay que subir una pequeña colina a pie dirección el molino, y ya entras en el pueblo, medieval ¿cómo no?. El camino se separa, a la derecha tienes la Iglesia de Saint Jullien y St. Basillisse (s. XIV), y a la izquierda el molino de viento d’Omer, data del 1692 y a día de hoy sigue moliendo trigo, el cual utilizan para hacer el pan del pueblo, que lo vende la panadería que está justo debajo. Los precios no son muy económicos, unos 12€ el kilo, pero había que probar ese pan calentito, artesanal de allí.

 

Comimos algo en el coche, de la provisiones que teníamos y nos dirigimos al Castillo de Queribús, que está a sólo 4.4km del pueblo, subiendo su montaña en coche, allí también hay aparcamiento gratuito, y a todo esto ya eran las 14:00.

20180309_135933

Compramos las entradas al Castillo, nos dieron un folleto con una resumen de la historia en castellano, y empezamos a subir. Hace 5 años (creo, no me acuerdo muy bien, ya hice una ruta cátara de 5 días, y este castillo sin dudas es el más fácil de subir), una vez arriba las vistas son increíbles, está muy bien mantenido, y hace que vuelvas a viajar al pasado con toda tú imaginación explotando por todos lados.

 

A las 17:00, donde venden las entradas al castillo, merendamos y pusimos el coche en marcha para ir a Perpignan, ya era viernes tarde y lo que iba a ser un camino de 50 minutos, resultó ser de hora y media debido a la caravana para entrar a la ciudad.

Si no habéis estado antes, los parking de pago en el centro tienen precios relativamente económicos, y el centro tiene cierto encanto para visitarlo. Yo ya había estado este verano, por lo que me fui a un centro comercial a comer y hacer las compras religiosas que se hacen cuando visitas Francia. Quesos, macarones, croisanes, mermeladas, etc.

A las 19:00 ya estaba saliendo para Barcelona y a las 21:00 ya había llegado.

PRESUPUESTO:

Mi coche es Diésel del 2017, el gasto en combustible fué de 35€

Peajes:

IDA

La Roca del Valles – Frontera: 14.45€

Le Perthus – Narbonne: 8.90€

Narbonne – Carcassonne: 4.20€

VUELTA

Perpignan – Le Perthus: 2.40€

La Jonquera – La Roca: 13.80€ (este es más económico que a la ida porque salí a la Jonquera a revisar la presión de los neumáticos)

Alojamiento, 2 personas con baño compartido en Carcasona por 27€ + 1€ tasa turística.

Comidas, en supermercado, ensaladas hechas, raviolis en salsa, patatas el micro, patatas fritas, chuches, chocolate, panecillos, agua, coca cola, embutido, olivas, etc. 23€

Parking Casrcassonne: 4€

Entradas Castillos Quéribus: 7€ por persona, 14€ ambas. (adicional 4€ si se quiere el audioguía)

Cafés merienda: 2€

Sin contar los panes del molino ni las compras en perpignan, (ya que fué un capricho), costó 149.75€ TODO

Si váis 2 personas serían 74.87€ cada uno, y 3 personas (el alojamiento vale lo mismo 2 o 3 personas) darían 49.91€ c/u. Nada mal para una escapada a Francia viendo los elevados precios que hay en esa zona. Y que este presupuesto incluye todo para 2 días y 1 noche.

20180309_152808

Viajar no tiene que ser caro, si se quiere, se puede.  Y que nada ni nadie te impida hacerlo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: