Beijing / Pekín express, visado no-visado en el aeropuerto.

China no estaba en los planes, pero por el precio de los vuelos, salía más económico ir a Pekín y luego al sudeste asiático, así que ¿Por qué no?

El gigante asiático pide visado para entrar, y después de llamar a la aerolínea Air China (hablan tanto en inglés como en español) me comentan de que el país ofrece un visado gratuito de 72 horas a los stopover (o sea, escalas largas). Aquí también se pueden ver otros casos en los que no necesitas visado.

El vuelo fue eterno, Barcelona – Beijing directo, sólo parando unos minutos en Viena para subir a más gente (rollo aerobus gigante). La experiencia fue muy extraña pero divertida, los asientos son algo estrechos, la comida a la ida es paella pero a más te acercas a Asia creo que la comida cambia, sólo faltaba darnos palillos. Yo no soy muy fan de la comida asiática, así que si eres como yo, no olvides de llevarte algo para picar, si al contrario, te gusta, ¡has triunfado!. Las películas son en inglés, inglés que no hablan muy fluido las azafatas, pero nada que no puedas arreglar con señas, y ellas con una sonrisa enorme sin tener ni idea de que lo que pides es una simple Coca Cola Light.

IMAG7518

Nada más aterrizar y desembarcar te quedas anonadado, el aeropuerto es gigante, enorme, monstruoso, majestuoso, por algo es el segundo aeropuerto más grande del mundo.

Ahora toca seguir a los chinos experimentados en esta gran terminal y a su vez mirar los carteles para llegar al control de inmigraciones, llegas exhausto, es una distancia enorme que si te lo tomas como una excursión se hace muy ameno.

En el control de inmigraciones, al final del todo, hay una garito pequeño que pone “free visa 72 hours, on arrival” o algo así, mi memoria de “Dori” no me deja recordarlo a la exactitud y en esas zonas aeroportuarias está prohibido hacer fotos, allí llenas un formulario que te da un policía con los datos del vuelo de salida del país, nombre y dirección del hotel en caso de pernoctar y cosas típicas de los formularios de inmigración. Es algo que amo y odio hacer, esa sensación de entrar a un mundo nuevo (sí, mundo, porque cada país es un mundo con sus seres extraordinarios debido a sus culturas) donde no sabes que aventuras te vas a encontrar, pero a su vez, pierdes muchas horas haciendo estos trámites y hay que armarse de paciencia.

IMAG7529

Una vez pasado el control de pasaporte hay que buscar el metro, un metro que comunica las diferentes zonas del aeropuerto, ¡hacerse todo a pie sería una locura maratónica! luego hay que continuar siguiendo los carteles o a los locales autóctonos para la recogida de maleta para al fiiinnn llegar a la salida.

IMAG7600
La moneda de China es el Renminbi o también conocida como Yuanes

Con calma y paciencia se llega a todos lados, estamos de viaje así que el estrés que se quede en casa.

Sobretodo, siempre sin miedo a descubrir lo nuevo, sin miedo a salir de la “zona confort” y sin miedo a nada, con todas las ganas de comerte el nuevo mundo que vas a descubrir con la mochila en los hombros.

20151108_114327_Richtone(HDR)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: